Marta Flich: “Me iría de cañas con Montoro”

La prima de riesgo, el déficit o el euríbor, términos ya coloquiales pero casi no entendidos hasta que ella llegó a nuestras vidas. Hablamos con una mujer polifacética, digna del Renacimiento, que se atrevería a ir de cañas con Montoro (sí, el ministro). Marta Flich (Valencia, 1978) se moja (y no solo por la ola de calor), nos habla de economía y de actualidad sin hacernos perder la razón ni las ganas. Todo con el característico sentido del humor de una de las blogueras más reconocidas del país.

Sabemos más de economía pero ¿sabemos mejor?

Sabemos más de economía, porque nos suenan más los términos económicos pero seguimos teniendo mucha incultura financiera. Al final, creo que por no sentirnos en evidencia intentamos salvaguardarnos diciendo que sabemos lo que es la prima de riesgo pero en el fondo no tenemos ni puta idea.

Hablar de economía y humor es una mezcla que quizás a la gente le pueda chocar.

Precisamente a mí me parecía súper irresponsable por parte de los políticos trasladar el estrés que genera la macroeconomía a la sociedad. De pronto, me di cuenta de que en todos los ámbitos de ocio en los que me encontraba la gente hablaba de macroeconomía como si fuera una cosa que les fuera la vida en ello, como si ellos tuvieran que decidir lo que luego hacían las empresas calificadoras. Había que empezar a explicar al ciudadano, al votante, qué eran estos términos. El ciudadano sabe sobre microeconomía, sobre la gestión, pero no sobre estos términos. Creo que era injusto, una irresponsabilidad, trasladar al ciudadano esa problemática, por eso empecé a hacerlo.

¿Surgió de una manera casual o fue algo que habías pensado?

Estaba hablando con un amigo mío y me dijo que estaba pensando en hacer unos sketches para una historia. Ahí me di cuenta de que quería hacer unos vídeos en YouTube y empezar a explicar muchos términos. A mí me producía risa, lamentablemente, ver en qué términos se expresaban los economistas del Gobierno, ¿cómo es posible que estén tomando el pelo así, a gran escala, a la gente? Fue un detonante y una decisión rápida.

Los economistas parecen Raphel, siempre haciendo predicciones.

Los economistas no tienen ni puta idea de nada. Realmente analizan a posteriori lo que ha pasado y alguien que dice ‘¡ah, sí! era neumonía’, cuando ya te has curado la neumonía. Es un poco triste, pero efectivamente es una ciencia en la que intervienen muchas variables del ser humano. Se distorsionan los resultados y por eso los resultados solo se pueden saber después. Es por justificar mi trabajo (dice entre risas). No es una ciencia al uso.

¿Hay límites en el humor o todo vale?

El humor desde siempre ha sido tragedia más tiempo. Si no ha pasado el tiempo suficiente, la tragedia sigue siendo tragedia. Soy muy respetuosa con eso. También es verdad que la gente percibe y tiene más o menos la piel fina en función de lo que conoce al protagonista del chiste. Si es tu padre el protagonista del chiste, no te hace ni puta gracia, pero si es Saddam Hussein al minuto siguiente puedes hacer el chiste. Personalmente intento ser bastante respetuosa porque entiendo que puede ser hiriente. Ahora bien, ¿dónde está el límite? El humor es humor y creo que en esta sociedad se está perdiendo mucho la metáfora y se tiende mucho hacia la literalidad, algo muy peligroso porque denota una falta de inteligencia.

¿Crees que internet está haciendo a la gente demasiado sensible a todo lo que se dice?

Es importante destacar que es un lugar donde la sociedad está arrojando todas las frustraciones. Lo que hace a todos mucho más sensibles a todo. Hay quienes tienen de avatar su foto y quien tiene a Pikachu, entonces es difícil hablar con ellos.

¿A grandes haters, grandes personajes?

La verdad es que no me puedo quejar mucho porque tengo un público bastante transversal y les gusta mucho mi trabajo. No me he enfrentado mucho con estas cosas, pero recuerdo una vez que la gente malinterpretó la metáfora y la ironía que intentaba hacer. Hice un vídeo defendiendo a los estibadores y uno de ellos me dijo que no tenía tierra para esconderme como me pillara. Luego se lo expliqué y él se disculpó. Ahí quedó la cosa. Luego hay gente que odia por odiar y critica por criticar. Siempre digo ‘ok, no lo has entendido, no pasa nada’. Si me preguntan por email, yo contesto y lo explico todo sin problema.

Más de UltraVioletas

HEX, la apuesta ‘techno’ de la moda

Nos adentramos en lo más profundo de la música, lugares donde el...
Ver

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *